¿Qué tanto te importa la aprobación?

Hace unos días fui a la presentación de un libro y en la plática de aquel evento yo expresé mi preocupación de que las personas cada vez confían menos en sí mismas y se fían más de los gurús de superación personal y coaches que se dedican a replicar las partes del manual que les vendieron junto a su certificación.  Hay quienes obviamente no están de acuerdo conmigo y al final cada quien puede seguir creyendo en lo que desee, pero yo afirmo lo siguiente: es irresponsable pensar que podemos contratar a alguien que llegue a cambiar nuestra vida, es un nivel de comodidad imperdonable.  Es como creer que la magia existe, creer en los cuentos de hadas y en los Santos Reyes.

Los coaches son personas que te venden esas palmaditas en la espalda cuando hiciste bien las cosas, ¿estás esperando eso para tu vida? Cómo cuando en el kínder te ponían tu estrellita en la frente por hacer la tarea. ¿Por qué un coach te podría aplaudir hacer las cosas bien? Empezando con la pregunta ¿qué significa hacer las cosas bien?

Pienso que no hay peor tortura que cuestionar tus decisiones una y otra vez en lugar de aprovechar tu tiempo en llevar acabo tus decisiones y darte tú la aprobación que necesitas.

Probablemente es una costumbre arraigada esperar la aprobación de nuestras acciones, porque primero nuestros padres tienen que aprobarnos, la iglesia, la sociedad, los maestros, los amigos, la pareja… Pero ¿cuándo te has preocupado por quedar bien contigo?

 

En cuestión de Marca Personal hay que considerar que una vida se vive con sus consecuencias porque como personas nos da miedo equivocarnos, pero la vida no es perfección, incluso los obstáculos que forman parte del camino, al ser superados van fortaleciendo nuestra Marca Personal.

 

Como CÓMplice Constructora de Marcas siempre digo que la responsabilidad de nuestros actos es nuestra y no podemos huir de esa responsabilidad dejándola en manos de terceros esperando la aprobación.  Debemos asumir nuestras decisiones con la convicción de hacer lo que nos deja satisfechos y orgullosos de nosotros mismos sin esperar que leyendo a Cohelo, Osho, César Lozano o Napoleón Hill ellos nos generen un cambio en la vida que nos construya una marca personal de la que podamos estar orgullosos.

 

Joss Espinosa

@JossEspinosa constructora de marcas 24×7 en @COMplicesCOM nativa digital con 10 años de experiencia en las áreas de editorial, relaciones públicas, imagen personal, social media y planeación estratégica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *