Defendiendo lo indefendible

Nos volvemos locos con la noticia del papá que maltrató al niño, con la cabeza de rata en una hamburguesa, con el matón que les pega a los perritos que adopta, con los asaltantes en Constituyentes que además iban a asaltar a Paty Chapoy.  Compartimos posteos de personas que denuncian a otros por Facebook sin saber bien qué pasó realmente, sin leer a la contraparte (hay casos que se ha visto son denuncias sin sentido, pero el rumor ya lastimó al acusado).  Somos campeones en defender la justicia.

Pero, ¿qué es lo que necesita la gente para abrir los ojos? decimos que no nos quedamos callados porque ahora todo lo gritamos en las redes sociales y nos hacemos activistas en internet, sin ni siquiera investigar sobre las noticias para poder emitir una opinión, siguiendo muchas veces cuentas basura y replicando sus contenidos.

Hay gente que conozco, que ya pasó por una universidad, que pienso hace rato debió pasar por ese proceso de análisis y creación de una opinión personal, pero que en realidad aún se queda en el meme o replica de contenido que se burla de las situaciones que pasamos en México y no hace nada por cambiarlas.  Se ríen de Lady 100 pesos pero siguen dando mordidas pensando cada que sobornan a un policía que a ellos no los grabarán y los subirán a redes sociales.

Que las opiniones son libres, sí. Que pueden apoyar a quien quieran, sí. Pero me parece que los temas digitales sirven mucho para ser moralistas de computadora, criticamos lo que realmente hacemos en el día a día.  Porque criticamos la corrupción pero damos mordida; nos molesta la delincuencia, pero compramos cosas piratas o sin factura. No sé si los que pensamos distinto, que veo ya somos muchos, nos quedaríamos tranquilos si leemos que alguien defienda al papá que maltrató al niño. Entonces, ¿por qué no criticarnos a nosotros mismos cuando cometemos uno de estos actos indefendibles?

Como CÓMplice Constructora de Marcas siempre digo que la congruencia es uno de los puntos más difícil de cumplir, pero muy valioso para tener la marca personal que deseamos.  Así que la próxima vez que vayamos a compartir una nota, una injusticia en internet, hay que tomar un minuto más para investigar un poco sobre el tema y reflexionar que no sea algo que hagamos nosotros o bien corregir de inmediato para no seguir haciéndolo.

Joss Espinosa

@JossEspinosa constructora de marcas 24×7 en @COMplicesCOM nativa digital con 10 años de experiencia en las áreas de editorial, relaciones públicas, social media y marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *