alt

Complicaciones en el embarazo – Placenta previa

La placenta previa es una complicación del embarazo, rara pero grave, y de origen desconocido. En un embarazo normal la placenta esta implantada en el segmento superior de la pared uterina, pero si se implanta en el segmento inferior impide que esa parte del útero se expanda durante el parto, y a veces obstruye el cérvix. Además la placenta se desprenderá durante el parto, ocasionando una grave hemorragia a la madre y disminuyendo el aporte de sangre y por lo tanto de oxigeno al bebé. El hecho de que la placenta se desprenda durante el parto se llama desprendimiento prematuro de la placenta.

altExisten diferentes formas de placenta previa:

Marginal: la placenta está contra el cuello uterino pero no cubre la abertura

Parcial: la placenta cubre parte de la abertura cervical

Completa: la placenta cubre completamente la abertura cervical

La placenta previa ocurre en aproximadamente uno de cada 100 embarazos. Sin embargo, gracias a la mejora de las exploraciones prenatales de las mujeres embarazadas, es raro que no se diagnostique de antemano esta situación.

¿Cuales son los Síntomas?

El síntoma principal de la placenta previa es un sangrado vaginal súbito e indoloro que con frecuencia ocurre cerca del final del segundo trimestre o empezando el tercer trimestre. En algunos casos, se presenta sangrado o hemorragia severa. El sangrado puede detenerse por sí solo, pero puede empezar de nuevo días o semanas después.

Se pueden presentar calambres uterinos con el sangrado. El trabajo de parto algunas veces empieza al cabo de varios días después del sangrado vaginal profuso. Sin embargo, en algunos casos, el sangrado puede no ocurrir hasta después de que comience el trabajo de parto.

¿Qué debe hacerse en caso de placenta previa?

Si en cualquier momento durante el embarazo o incluso en la sospecha de uno, tiene una hemorragia, vaya inmediatamente al médico. Si ha existido una hemorragia, normalmente el médico hará una ecografía, pero si no ha habido hemorragias y estudios de rutina han revelado la presencia de una placenta previa (a partir de las 28 semanas se puede ver claramente) se recibirá atención médica meticulosa. Probablemente tenga que ingresar en el hospital a partir de las 32 semanas hasta el momento del parto.

En los casos graves (aproximadamente 6 de cada 10) el médico puede hacer una cesárea, de caso contrario, se iniciara el parto normalmente aunque habrá mucha hemorragia antes del comienzo del parto y más al empezar. Es posible que se necesite una transfusión, según la cantidad de sangre perdida durante el parto.

Riesgos

Es más probable que tenga un parto prematuro, con los riesgos inherentes para el bebé, con los riesgos para el bebé, pero estará controlada con más frecuencia y se podrá detectar cualquier anticipadamente cualquier sufrimiento fetal.

No hay razón para pensar que esto se volverá a repetir en los siguientes embarazos.

Fuente: Guía Médica para la Mujer

Un comentario en “Complicaciones en el embarazo – Placenta previa”

  1. Hola, hace cuatro meses tuve una pérdida por un embarazo con placenta previa. Si quedo nuevamente embarazada se puede repetir éste problema con la placenta??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *